La Constitución de sujetos de Desarrollo y de Vida Buena: El Caso del Taller de Reflexión sobre el Impacto del Programa de Capacitación y de Asesoría para Microempresarios de la Fundación Proempleo Productivo A.C.

DOCUMENTO PRESENTADO PARA: “CONCURSO RIDELC”

PREPARADA POR:
Adriana Andrade Frich
México Distrito Federal

INTRODUCCIÓN
El taller de reflexión sobre el impacto del programa de capacitación y de asesoría para microempresarios de la Fundación ProEmpleo Productivo A.C., llevado a cabo a finales del año 2005 en la Ciudad de México, representa una oportunidad de observar una práctica concreta de construcción de una cultura de evaluación que reconfigura el espacio público. Se trata de la constitución de sujetos de desarrollo y de vida buena, en el estudio de caso, a partir de: la vinculación interinstitucional, el aprender haciendo y el reconocimiento de necesidades y expectativas.

El componente innovador de esta sistematización es presentar la evaluación de un programa que emana de la nueva gestión pública de la política social no asistencialista, como una cuestión socio-cultural que opera en el mantenimiento y reproducción de las relaciones de gobernabilidad en la sociedad a través de la constitución de sujetos de desarrollo y de vida buena.

El tratamiento convencional dado a la evaluación de impacto está orientado hacia la contabilidad del costo beneficio de las intervenciones sociales para promover el desarrollo; esto se traduce en reportes especializados de indicadores de entrada, de salida, de resultados y de efectividad.

El caso del taller de reflexión sobre el impacto del programa de capacitación y de asesoría para microempresarios de la Fundación ProEmpleo Productivo A.C., parte de la socialización de uno de estos reportes como disparador de un diálogo, negociación y cooperación entre los individuos que participan en este tipo de intervenciones, y la red de conocimientos sobre estrategias para combatir la pobreza que emergen de las prácticas cotidianas que conforman a dichas intervenciones.

El taller de reflexión transforma el recuento de las acciones realizadas y de los datos obtenidos, en instrumentos que contribuyen a ampliar la comprensión de las iniciativas autogeneradores de mejores condiciones de vida. Esto es así, en la medida que se crea un espacio de encuentro entre individuos involucrados en distintos procesos del programa de capacitación que pertenecen a una pluralidad de sectores, y se diferencian en términos de: recursos, grados de organización, referentes conceptuales, entre otros aspectos.

El taller de reflexión crea las condiciones necesarias para forjar una cultura fincada en las experiencias y sentimientos, donde se entretejen los valores y las creencias, se asumen compromisos y acuerdos en relación a los deseos compartidos de generar condiciones de vida buena. Es en suma una cultura de participación social y de rendición de cuentas que produce y es producida por sujetos de desarrollo orientados hacia proyectos de vida buena.

Con base en los argumentos anteriores se considera que la sistematización y difusión del taller de reflexión ayuda a proporcionar información útil para replicar, adaptar, complementar, mejorar, experiencias que fomentan la constitución de sujetos de desarrollo y de vida buena, en otros contextos. También permite esta sistematización, medir y analizar la gestión de la política social, y en esa medida contribuye a reconocer prioridades y a establecer una agenda de política pública.

DESCARGAR el documento

Enlace permanente a este artículo: http://cebem.org/?p=326